Poniéndonos al día con Alexandra Dulgheru: "Con todos estos problemas, podría haber parado hace mucho tiempo"

Para la joven de 30 años, la experiencia fue “como una terapia”, una frase que aparece mucho durante las conversaciones con Dulgheru.

Nació en Bucarest, Rumania, en una familia de altos vuelos: su padre, Dumitru es piloto de una aerolínea y su madre, Doina, coordinadora de la aerolínea, y mostró una aptitud para el tenis desde temprana edad. Cogió una raqueta por primera vez a los cuatro años de edad, creció golpeando en las pistas cerca de su casa y mostrando ser una joven promesa.

Al mismo tiempo, estaba surgiendo otro talento.

“El arte ha sido mi pasión desde que era muy joven… Al principio mis dibujos eran normales, nada especial. Pero luego, lentamente, me di cuenta de que realmente podía dibujar con precisión exacta, ya sabes. Y luego lo sentí en mí misma, como una pasión. Me gustó”.

Completamente autodidacta como artista, los bocetos rápidos y los garabatos infantiles de Dulgheru se convirtieron en una creciente colección de piezas elaboradas artísticas en varios medios.

“En realidad no seguí ninguna escuela, aunque quería”, admitió. “Porque estoy bastante segura de que si voy a una escuela de arte, aprenderé algunas técnicas. Pero no, todo es solo mi talento, mi coordinación mano-ojo.

“Hago un poco de todo. He pintado sobre papiro, ya sabes, el papel egipcio. Pinto sobre tela, pinto sobre papel normal, dibujo. Cualquier cosa que signifique dibujar puedo hacerlo, incluso en una pared”.